Riezu citado a declarar en Madrid por el caso CAN

“La gestión llevada a cabo ha deteriorado notablemente la solvencia d la Caja, y esto se ha ido enmascarando” Lorenzo Riezu, Ex-presidente de la CAN

El juzgado de Instrucción Número seis de la Audiencia Nacional, que bajo la
dirección del juez Eloy Velasco instruye los casos Caja Navarra y Banca Cívica, ha
citado a declarar en calidad de testigo a Lorenzo Riezu, primer presidente de
Caja Navarra. La citación tiene fecha de 27 de marzo a las 10 de la mañana y el
objeto de la misma será la toma de declaración acerca del informe que, fechado
en marzo de 2011 y centrado en la deriva de Caja Navarra, entregó Riezu, entre
otros, a la presidenta del Gobierno de Navarra y anterior responsable de la
Comisión de Control de Caja Navarra, Yolanda Barcina.

Ese informe, entre otras cuestiones, refutaba la delicada situación económica en
la que se encontraba la entidad por la “desacertada gestión” de su equipo
directivo y constataba, ya en marzo de 2011 (meses antes de la salida a bolsa),
que la creación de Banca Cívica  había supuesto una “huida hacia delante” que
inexorablemente llevaba a la “disolución de la CAN como entidad financiera,
con todo lo que eso supone para Navarra”.

Ese informe, de quince páginas y dos anexos (beneficios extraordinarios y
cuadros de evolución de los indicadores económicos), señalaba como
principales motivos de la pérdida de solvencia de Caja Navarra entre 2002 y
2010 (fecha de creación de Banca Cívica) un “exagerado y desmedido plan de
expansión”, los “planes de prejubilación” puestos en marcha por la entidad
mientras se contrataba a cientos de nuevos empleados y el crecimiento
desproporcionado de “los gastos generales de todo tipo”. Riezu, en ese
documento, concluía que “la gestión llevada a cabo ha deteriorado
notablemente la solvencia de la Caja, y esto se ha ido enmascarando: primero
con la venta de participaciones empresariales y la consiguiente materialización
de importantes reservas latentes; después con la venta de sociedades
instrumentales; más tarde con la emisión de obligaciones subordinadas y
participaciones preferentes; luego con la venta de inmuebles, incluida la sede
social; y, por fin, en una huida hacia delante, mediante la participación en el SIP
de Banca Cívica, con un futuro comprometido e incierto y dejando vacía de
contenido financiero a Caja Navarra”.

Desde Kontuz! queremos, en primer lugar, congratularnos de que la
perseverancia en nuestro compromiso con la transparencia permita, por fin, que
un juez escuche el testimonio directo de quien precedió a Enrique Goñi como
primer responsable de la CAN. En segundo lugar, entendemos que el testimonio
de Riezu es clave para aclarar las razones económicas que explican la
desaparición de Caja Navarra, pero también para esclarecer las
responsabilidades de todo tipo que llevaron a ese desenlace.

Al respecto y leído el contenido del informe, lo que nos preguntamos es ¿cómo
fue posible que Yolanda Barcina, más de un año antes de la absorción de Banca
Cívica por parte de de CaixaBank, obviara el análisis de este documento? Es
más, ¿cómo es posible que este informe fuera escondido en un cajón hasta
ahora, que ve la luz por orden judicial? Para nosotros la respuesta tiene que ver
con el hecho de que el análisis de Riezu pone en evidencia que la
responsabilidad de lo ocurrido en Caja Navarra apunta directamente a quien
debía ejercer el control sobre la gestión llevada a cabo por el equipo de Enrique
Goñi, responsabilidad que recaía en la Comisión de Control de la entidad. Y la
pregunta es obvia: ¿Quién presidió este organismo cobrando suculentas dietas
entre 2000 y 2010? La respuesta podría explicar muchas cosas: Yolanda Barcina.

Leave a Reply